Contactanos

Salud

Incertidumbre acerca del tiempo que falta para una vacuna contra COVID-19

Avatar

Publicado

en

Incertidumbre acerca del tiempo que falta para una vacuna contra COVID-19

Un total de 17 vacunas candidatas contra COVID-19 se encuentran en ensayos clínicos, pero todavía es incierto el tiempo que tardará hasta que alguna de ellas esté lista para ser utilizada a gran escala, declaró hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Estamos animados con la progresión que han hecho estas vacunas candidatas a través de las evaluaciones clínicas y esperamos tener los resultados. Si tendremos o no una vacuna en un tiempo determinado dependerá de factores que no podemos anticipar”, dijo la responsable del seguimiento de esas investigaciones en la OMS, Ana María Henao.

Oferta Publicidad

Sin embargo, consideró que se está en buen camino porque “hay mucho consenso, mucho trabajo conjunto y mucha colaboración” entre todas las instancias que participan en esas investigaciones.

La OMS concluyó hoy una reunión remota de dos días para evaluar los progresos en las investigaciones a nivel mundial sobre la tecnología necesaria para contener la pandemia de coronavirus, que incluye tratamientos y vacunas.

En el intercambio participaron 1.300 científicos y expertos en áreas conexas de 93 países.

La científica jefa de la OMS, Soumya Swaminathan, comentó que hay un volumen impresionante de trabajo dedicado al combate de la pandemia y que hay días en que se publican hasta 500 ensayos científicos al respecto, aunque “no todos de la misma calidad”.

Lo cierto es que la reunión permitió constatar que las investigaciones se concentran en los Estados desarrollados, por lo que se planteó la necesidad de involucrar de todas las formas posibles a las instituciones científicas de los países en desarrollo y alentarlas, donde sea posible, a realizar sus propios estudios.

Por otra parte, Swaminathan abordó la compleja cuestión de la tasa de infectados, en vista que desde los primeros meses de la pandemia se asume que ésta es mucho mayor que las que presentan las estadísticas de los países.

Ello en vista de que una proporción aun indeterminada de personas contaminadas son asintomáticas o presentan síntomas tan leves que pasan una prueba de diagnóstico.

A ese respecto, explicó que en la reunión algunos científicos sugirieron que para tener una idea de la verdadera tasa de letalidad de la COVID-19 “hay que dividir el número de personas infectada que fallecen entre el número de casos de dos semanas antes”.

Ese es el tiempo medio que pasa entre el momento en el que un enfermo empieza a presentar síntomas agudos y su deceso.

“También se discutió sobre la tasa de contagios, que muchas veces se desconoce. Lo que sabemos corresponde a quienes están diagnosticados y eso depende de que presenten síntomas y de que tengan acceso a los test”, explicó.

La parte invisible de los contaminados se vislumbra a través de los estudios de seroprevalencia (calculan la proporción de una población que ha tenido contacto con el virus y ha desarrollado anticuerpos), que indican que “el número de infectados frecuentemente es diez veces más que el número de los que han sido diagnosticados”.

En función de ello, en la reunión de hoy se planteó que la tasa de letalidad de la COVID-19 sería del 0,6 %, es decir diez veces menos que el 5 % o 6 % del que generalmente se habla, comentó Swaminathan.

Fuente: https://noticiassin.com

Click para Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud

COVID-19: Las secuelas que siguen sufriendo los pacientes tras haber superado el virus

Avatar

Publicado

en

Siete meses después de que emergiera la covid-19, se ha confirmado el contagio de más de 20 millones de personas y se considera que alrededor de 12 millones se han «recuperado».

Mientras la comunidad científica busca una vacuna efectiva contra el SARS-CoV-2, los médicos tratan de entender las consecuencias a medio y largo plazo que puede provocar el virus a aquellos que han estado expuestos.

  • Qué se sabe del daño que el covid-19 puede causar en los pacientes asintomáticos
  • Los gráficos que muestran dónde se está propagando más el coronavirus en el mundo (y qué está pasando en América Latina)

Una serie de estudios publicados en los últimos meses y la observación clínica de profesionales que están en primera línea ofrecen claves sobre las posibles secuelas de la enfermedad.

No obstante, es imposible determinar en este momento si esas posibles secuelas identificadas son temporales o permanentes.

Se sabe, por ejemplo, que algunos síntomas pueden persistir no solo en los casos más graves de la enfermedad y que, además del daño a los pulmones, el SARS-CoV-2 puede afectar al corazón, los riñones, el intestino, el sistema vascular e incluso el cerebro.

Dificultad respiratoria

El neumólogo Gustavo Prado, del Hospital Alemán Oswaldo Cruz en Sao Paulo (Brasil), asegura que ha recibido un significativo volumen de pacientes que registraron una covid-19 moderada y que sufren, por ejemplo, cansancio y dificultad respiratoria.

Uno de los primeros estudios sobre la función pulmonar de los pacientes que habían sido dados de alta en China mostró, el pasado abril, que la reducción de la capacidad pulmonar era una de las principales consecuencias observadas, incluso entre aquellos que no estuvieron en estado crítico.

Difundido en abril en la publicación especializada European Respiratory Journal, el informe subrayaba la incidencia de un fenómeno similar en epidemias causadas por otros tipos de coronavirus, como el SARS y el MERS, en los que esta secuela duraba meses o años en algunos casos.

Recientemente, un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA, por sus siglas en inglés) concluyó que, entre 143 pacientes evaluados en Italia, solo el 12,6% había sido ingresado en cuidados intensivos, pero el 87,4% reportaba la persistencia de al menos un síntoma -entre ellos, fatiga y dificultad respiratoria- más de dos meses después de ser dados de alta.

«Hemos visto una demora en la recuperación total de pacientes que estuvieron en condiciones moderadas [de la enfermedad]», señala el neumólogo João Salge, del centro brasileño Fleury.

Muchos de estos pacientes, indica, vuelven a sus actividades diarias, pero siguen sufriendo cansancio o ven su productividad o calidad de vida afectadas.

El médico recomienda a estos grupos que realicen ejercicio físico, respetando las limitaciones del momento, y que traten de desafiar a su organismo paulatinamente para que se recupere.

No obstante, aún se desconoce cuánto pueden durar estos síntomas.

Fibrosis pulmonar

En los casos más severos, es posible que se produzcan secuelas permanentes, como fibrosis pulmonar, una enfermedad crónica caracterizada por el daño al tejido pulmonar y la formación de cicatrices.

«La cicatriz llena el espacio, pero no tiene la misma elasticidad, las mismas características, que el tejido original», explica Prado.

De ahí que el pulmón se expanda menos o con mayor dificultad, con la consecuente pérdida de la eficacia en cuanto al intercambio gaseoso. Junto a la capacidad respiratoria reducida, se produce la disnea y la fatiga.

Advertencia: El contenido de sitios externos y terceras partes puede contener publicidad

Final de la publicación de Youtube número de BBC News Mundo

La fibrosis puede ser causada por una inflamación intensa y extensa que el cuerpo causa para tratar de expulsar al virus del cuerpo. En este caso, es una consecuencia del proceso natural de reparación del tejido dañado.

Pero también puede ser resultado del tratamiento en sí mismo, cuando el paciente está intubado, por ejemplo.

«Pese a que es necesaria en síndromes respiratorios severos, una ventilación inadecuada puede imponer presión en el tejido pulmonar, por una excesiva distensión, al mantener una presión alta en el llenado de los pulmones o por el desmesurado suministro de oxígeno», ejemplifica Prado.

Se denomina «lesión pulmonar inducida por la ventilación mecánica» o VILI (del inglés ventilator-induced lung injury), que puede derivar en fibrosis.

Síndrome post-UCI

El periodo prolongado en el hospital también incrementa las posibilidades de que se produzca otro problema, que afecta a aquellos con infecciones severas: el síndrome post-UCI.

Lejos de ser exclusivo de la covid-19, este tipo de daño caracteriza a otros muchos síndromes de respiración severos.

Aunque una particularidad del nuevo coronavirus es el hecho de que el intervalo de hospitalización para pacientes contagiados de la enfermedad es habitualmente mayor, lo que aumenta la probabilidad de la aparición de este tipo de secuela.

«Permanecen entubados por mucho tiempo, traqueostomizados, en ECMO (acrónimo del inglés extracorporeal membrane oxygenation u «oxigenación por membrana extracorpórea», que consiste en usar una máquina que hace la función del corazón y los pulmones y bombea la sangre)», señala la neumóloga e investigadora Margareth Dalcolmo, de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), el principal centro de investigación en salud de Brasil y el mayor de América Latina.

  • Respiración extracorpórea, la extraordinaria tecnología que ayuda a salvar vidas en la epidemia de coronavirus

El síndrome post-UCI puede incluir la pérdida de fuerza muscular, cambios en la fuerza motora o sensibilidad debido a la disfunción del nervio, a la depresión, ansiedad, cambios cognitivos, deterioro de la memoria y de la capacidad para razonar.

Los casos severos de la covid-19 son una minoría, alrededor del 5%. Sin embargo, frente a una pandemia de estas características, un porcentaje pequeño puede resultar en un número alto de afectados en total.

Entre los alrededor de 20 millones de afectados, por ejemplo, un 5% se convierte en 1 millón de personas.

En ese sentido, Prado, del hospital alemán Oswaldo Cruz, subraya que parte de estas personas necesitará ser monitoreada por un tiempo.

«Y la mayoría de pacientes aún pertenecen a la población económicamente activa. Necesitamos desmitificar la idea de que [los afectados] solo son los mayores con comorbilidades», puntualiza.

«Zona cero»

Los pulmones son una suerte de «zona cero» para el SARS-CoV-2. Una vez que el virus consigue cruzar nuestra barrera inmunológica y se establece en nuestros pulmones, sigue dañando otros órganos.

Un artículo publicado en abril en la revista especializada Science destacaba que una posible señal para las zonas más vulnerables del cuerpo puede ser aquellas ricas en los receptores ACE2 (enzima de conversión de la angiotensina 2).

  • «Un enemigo increíblemente astuto»: por qué el coronavirus se propaga con tanta eficacia entre los humanos

Con la función de regular la presión sanguínea, estas proteínas permanecen en la superficie de las células y son usadas como puerta de acceso por el virus, que utiliza la estructura de las células para reproducirse.

Además de los pulmones (específicamente, los alvéolos pulmonares), las ACE2 también se encuentran en órganos como el corazón, el intestino y los riñones, que han sufrido mayores daños en pacientes en condición más grave.

«Por eso decimos que la covid-19 es una enfermedad sistémica, y no solo una enfermedad respiratoria», apunta Dalcomo, de Fiocruz.

Los científicos aún están investigando si este daño es causado directamente por el virus o por factores indirectos vinculados a la enfermedad.

Una posibilidad, por ejemplo, es que la «tormenta inflamatoria» que genera el sistema inmunológico para tratar de combatir el virus, llenando el cuerpo de citocinas, acabe dañando esos órganos. Parte de ello puede ser consecuencia de la infección en sí misma.

  • Qué es la tormenta de citocinas que sufren algunos pacientes graves de covid-19

Riñones y corazón

Sea cual sea la causa, los científicos buscan entender cuáles de estos efectos tienen consecuencias a corto, mediano o largo plazo.

Un estudio reciente -con resultados preocupantes- llevado a cabo en Alemania halló que, de 100 pacientes recuperados, el 78% registró algún tipo de anomalía en el corazón más de dos meses después de ser dado de alta.

La mayoría (67%) había experimentado una forma leve de la enfermedad y ni siquiera habían sido hospitalizados.

En el caso de los riñones, la evidencia muestra una alta incidencia de agotamiento entre los casos más graves de covid-19.

Un amplio estudio con datos de pacientes ingresados en Nueva York entre el 1 de marzo y el 5 de abril reveló que, de 5.449, más de un tercio (1.993) había desarrollado insuficiencia renal aguda.

Cerebro

La incidencia de una serie de síntomas neurológicos, que van desde la confusión mental al deterioro cognitivo o el delirio, también ha sido documentada entre pacientes con el nuevo coronavirus.

  • Los médicos que advierten de los efectos que el covid-19 puede tener en el cerebro

En Brasil, un equipo de trabajo del Instituto del Cerebro ligado a la Pontificia Universidade do Rio Grande do Sul (PUCRS), investiga, entre otras cosas, qué secuelas pueden resultar de estos síntomas.

El neurólogo Jaderson Costa da Costa, que coordina el grupo, señala que entre los casos más graves observados en el Hospital São Lucas, en Porto Alegre, están las convulsiones, casos del síndrome Guillain-Barré (que ataca el sistema nervioso y causa debilidad y hormigueo en las extremidades) y encefalitis, la inflamación del cerebro.

Un estudio reciente de la University College de Londres puso el foco en un caso de encefalitis severo y raro que ha afectado a algunos pacientes con covid-19, la encefalomielitis diseminada aguda.

Otra complicación neurológica que los médicos han identificado en pacientes con casos severos es la incidencia de apoplejías.

Sistema vascular

Por alguna razón que los científicos aún desconocen, el SARS-CoV-2 aumenta la tendencia de la sangre a coagularse.

Tanto que un fragmento de proteína usado para el diagnostico de la trombosis, el dímero D, se convirtió en una señal de la gravedad de pacientes con covid-19.

«Cuando está alto, es señal de una posible evolución a un estado más grave«, explica el neumólogo del centro Fleury João Salge.

La coagulación incontrolada puede llevar a la trombosis venosa o bloqueo de una vía sanguínea, que puede llevar a que se produzca un derrame cerebral, una embolia pulmonar o necrosis de las extremidades, llevando a la necesidad de amputación, que también se ha dado en pacientes con covid-19.

«Esta dicotomía entre ‘murió’ o ‘sobrevivió’ es errónea«, dice el neumólogo Gustavo Prado, alertando sobre la necesidad de hablar de la rehabilitación de los que se recuperan.

En su opinión, el amplio abanico de posibles secuelas del nuevo coronavirus y la cantidad de población afectada debería convertir el proceso de recuperación en un asunto más amplio, con una estrategia de salud pública y asistencia social que incluya a personal sanitario de diferentes ámbitos.

Fuente: https://hoy.com.do

Seguir Leyendo

Salud

El virus del COVID-19 flota “vivo” en el aire y contagia a más distancia

Avatar

Publicado

en

MIAMI.- El virus de la COVID-19 no solo flota en el aire, sino que está allí “vivo”, y además puede contagiar a una distancia mayor de 1,8 metros, según un estudio de la Universidad de Florida (UF), que primero tuvo que atrapar al patógeno sin matarlo para poder llegar a esa conclusión, explicaron a Efe el virólogo John Lednicky y la química Arantza Eiguren-Fernández.

“Si (una persona) detecta un SARS-CoV-2 viable (“vivo”) en el aire, eso significa que existe el riesgo de desarrollar la COVID-19 si inhala ese aire. Hasta ahora, otros habían recogido el virus del aire, pero no pudieron cultivarlo (sin matarlo). Normalmente, se trata de un problema técnico”, precisó Lednicky.

“Están ‘muertos’ debido a la luz ultravioleta de la luz solar, o tal vez porque se secaron, o porque hay químicos en el aire que los inactivan, o una combinación de estos”, subrayó Lednicky, quien lideró la investigación de UF, con sede en la ciudad de Gainesville, en el norte de Florida.

Explicó que los aparatos para atrapar las muestras de aire que se usan a menudo “dañan el virus a medida que lo recolectan, lo matan como si tuvieras una colisión” en un vehículo.

En ese sentido, la española Eiguren-Fernández, que estuvo a cargo del artefacto que logró la hazaña, detalló que los virus son bastante sensibles y frágiles.

Lednicky enfatizó que ya se sabía que el virus podía “flotar” en el aire, pero que lo importante de su investigación “es que demostramos que el virus es viable (“vivo”, que puede infectar), porque un SARS-CoV-2 muerto no causará COVID-19″.

“Esto es importante porque el aire que respiramos está lleno de virus (animales, humanos, vegetales, bacterianos, etc.), pero solo los virus que pueden causar enfermedades (como el SARS-CoV-2) en los humanos son motivo de preocupación”, agregó.

El experto agregó que esto demuestra que, al igual que otros virus respiratorios, como el Síndrome Agudo Respiratorio Severo (SARS), el “pariente genético más cercano” de la COVID-19, este “puede ser infeccioso cuando flota en el aire”.

Lamentó además que hay resistencia a aceptar este hecho más por “una cuestión emocional que basada en la realidad”.

EL VIVAS QUE CAPTURÓ EL SARS-CoV-2

Desde hace una década la española Eiguren-Fernández diseña y desarrolla instrumentos para Aerosol Dynamics, una empresa especializada en la recolección de partículas en el aire.

El aparato de esta compañía californiana, conocido como VIVAS, que inicialmente fue diseñado para establecer en escuelas y hospitales qué tipo de gripe estaba activa para utilizar la vacuna adecuada, logró aislar “por primera vez” el SARS-CoV-2 como parte del estudio a cargo Lednicky, hijo de madre española.

A diferencia de la gripe, en este caso la idea de atraparlo y llevarlo al laboratorio fue para determinar si estaba activo.

Además, teniendo en cuenta que las muestras fueron recolectadas a 2 metros y a 4,8 metros de dos pacientes de COVID-19 en una habitación de un hospital de Florida, se estableció también que el contagio puede ocurrir a más de los 1,8 metros (6 pies) que han recomendado las autoridades sanitarias mantener de distancia desde que comenzó la pandemia.

Los expertos de la UF, indicó Eiguren-Fernández, han sido capaces de demostrar que la COVID-19 no solo se trasmite “a través de tocar superficies que pueden tener el virus o estar cerca de personas contagiadas”.

Lograron establecer además que “también puede ser un problema cuando está en el aire, y llegar más lejos de lo que pensamos al principio, de un metro de distancia”, subrayó la española.

La secuencia del genoma de la cepa SARS-CoV-2 recolectada por el “muestreador” de aire VIVAS “fue idéntica” a la que se le tomó con un hisopo al paciente con una infección activa, detalla el estudio.

El VIVAS, diseñado para capturar virus y bacterias, agranda “suavemente” la partículas mediante un proceso de condensación y las deposita en una solución acuosa.

Eiguren-Fernández subrayó que este aparato “ha sido el primero que ha permitido colectar esos virus vivos para poder hacer estudios, para ver si realmente pueden crear infecciones cuando la gente respira ese aire”.

“Es muy difícil coger estos virus muy pequeños”, enfatizó.

“Lo importante es saber que el virus se puede transmitir en el aire para que la gente tome precauciones”, matizó.

LOS VIRUS AL AIRE LIBRE

Lednicky por otro lado explicó que en condiciones adecuadas de viento, clima, espacio abierto, los virus pueden viajar largas distancias, “kilómetros”, en espacios cerrados.

Sin embargo, al aire libre, especialmente cuando hace calor, las partículas de virus flotan hacia arriba, más alto que la zona de respiración.

“Además, si está húmedo, los virus caen al suelo (el agua se condensa sobre ellos y son como gotas de lluvia). Y afuera hay luz ultravioleta”, agregó.

Por último, en el exterior, hay un efecto de dilución ya que hay mucho espacio. Por lo tanto, las posibilidades de respirar partículas de virus son muy bajas en el exterior, siempre que no se encuentre entre una gran multitud, en la que “el distanciamiento social es tan importante, como el uso de mascarillas faciales”.

Sobre el siguiente paso de esta investigación, Lednicky subrayó que le gustaría saber más sobre lo que sucede en los lugares públicos, pero que es una investigación costosa.

Fuente: https://elnuevodiario.com.do

Seguir Leyendo

Salud

Una vacuna del COVID-19 es posible para este otoño, según expertos alemanes

Avatar

Publicado

en

BERLÍN.- El Instituto Robert Koch (RKI), centro epidemiológico de referencia en Alemania, cree que es posible que se logre para este otoño una vacuna contra la COVID-19, pero advirtió este miércoles que esto no significaría el control inmediato de la pandemia.

Un estudio publicado este miércoles por el RKI con el título “La pandemia en Alemania en los próximos meses” afirma que “los pronósticos actuales hacen parecer posible la disponibilidad de una vacuna (quizá varias) para el otoño de 2020”.

El informe científico sí que advierte, sin embargo, sobre un exceso de optimismo ligado al descubrimiento y comercialización de una vacuna contra el coronavirus.

Sería “peligroso”, subraya el texto, confiar en estos momentos en que la pandemia se podría controlar a partir de otoño gracias a esta vacuna.

Hay “imponderables” que deben llevar a la precaución, agrega el informe del RKI. A modo de ejemplo cita posibles mutaciones del virus Sars-CoV2, cambios que podrían volver ineficaz el remedio desarrollado, o que la vacuna proporcione tan sólo cortos períodos de inmunidad contra el patógeno.

No obstante, el centro recalca que es clave prepararse para cuando la vacuna esté desarrollada: “En todo caso es esencial preparar de inmediato una campaña de vacunación a nivel nacional para el momento en el que esté disponible una vacuna efectiva”.

En estos momentos, agrega, se están desarrollando planes factibles de “almacenamiento” y “distribución logística”, así como estudiando grupos prioritarios y planificando la supervisión comprensiva de la vacunación.

El RKI registró en las últimas 24 horas 1.226 nuevos casos de coronavirus en Alemania, la mayor cifra en tres meses y el cuarto día en dos semanas por encima de los mil contagios.

El total de infectados en el país más poblado de la UE se sitúa por tanto en los 218.519 individuos, mientras que los muertos con o por la COVID-19 se elevan hasta los 9.207.

Fuente: https://elnuevodiario.com.do

Seguir Leyendo
Banner 280 Sindicato de Camioneros

Tendencias

Copyright © 2018 Las Calientes del Sur.