Connect with us

Opinión

Nuevo año escolar

Published

on

Por: ROBERTO MERCEDES.

El gobierno dominicano ha anunciado que el próximo año escolar 2021-22 será únicamente presencial. ¿Quién no podría alegrarse con tal anuncio? ¿Quién no se emocionaría con la vuelta a la “normalidad” post covid 19? Sin embargo, el anuncio de regreso a clases únicamente presenciales está un poco calimocho y me ha dejado algo intranquilo.

Durante el anuncio el pasado 8 de julio, ni el Presidente, Luis Abinader; ni el Ministro de Educación, Roberto Fulcar ni ninguno de los presentes en el salón hizo referencia de forma concreta al Covid 19. Esto es un gravísimo error de enfoque. Pareciera que no vinieramos de concluir un año escolar atípico en medio de la peor pandemia global en los últimos cien años y que el mismo Ministro de Educación ha calificado como un año escolar “dificil y sumamente complicado”.

Tampoco, en esa reunión estuvo presente el Ministro de Salud (sí el de Obras Públicas) o en su defecto la Vicepresidenta en su calidad de coordinadora del Gabinete de Salud del gobierno dominicano para que uno de ellos expusiera algunos detalles; aunque sea brevemente, de la situación de la lucha contra el Covid 19 en el ámbito educativo y aportar datos específicos sobre el proceso de vacunación entre los adolescentes y jóvenes asi como del personal docente y administrativo que se incorporarán a los más de 12 mil recintos escolares de todo el país.

El asunto es que el Covid 19 todavía es un riesgo y la decisión del regreso a clases únicamente en la modalidad presencial es algo apresurada. Según declaraciones del Ministro de Salud, Dr. Daniel Rivera, “hay una reducción significativa en el número de casos y una baja positividad y ocupación hospitalaria”. Sin embargo, hay identificadas unas 31 variantes del Covid 19 que han estado activas en el país; entre ellas las más peligrosas y preocupantes como la Gamma y la Alfa.

El Sistema educativo preuniversitario dominicano tiene un poco más de 2 millones ochocientos mil estudiantes que se distribuyen en unos 11,843 recintos educativos: 7,541 públicos, 3,858 privados y 444 semioficiales. Para tranquilidad del pueblo dominicano, el anuncio del regreso a clases debió haber sido acompañado de medidas concretas, tales como la publicación y divulgación por todos los medios posibles de los protocolos y procedimientos que se seguirán en cada una de las escuelas del país. Tal vez, me hubiese gustado escuchar durante el anuncio de vuelta a clases que las escuelas en las vacaciones de agosto se convertirían en centros de vacunación para los estudiantes desde los 12 años. El inicio del próximo año escolar y su posterior éxito pasa por la vacunación de nuestras niñas, niños y adolescentes en edad de recibir las dosis. No es posible iniciar el año escolar sin alcanzar en la población estudiantil, el profesorado nacional y personal administrativo de las escuelas el mínimo del 70% para alcanzar la inmunidad de rebaño.

El mismo Presidente de la República entiende que no “se puede hablar de normalidad” de las comunidades “mientras nuestros niños y niñas no estén en las aulas” Y estamos de acuerdo en ese punto. Sin embargo, es algo inflexible la decisión de regreso a clases en su modalidad únicamente presencial. Se debió dejar abierta la opción de tomar clases remotas y la modalidad híbrida.

También, es fundamental que para el próximo año escolar haya claridad y altos niveles de efectividad en la ejecución del denominado plan “Educación para todos preservando la salud”. En las escuelas dominicanas no pueden faltar mascarillas, desinfectante de manos, toallitas de limpieza, e incluso si es posible purificadores de aire en las aulas. Todo esto complementado con planes para mantener el distanciamiento social y para contrarrestar la sobrepoblación de las aulas.

Hay que evitar que haya un rebrote y que el mismo comience en nuestras escuelas. Hay que involucrar a toda la comunidad educativa de cada centro para prevenir que nuestras escuelas se conviertan en epicentros de contagios. Los niñas, niños y adolescentes son el tesoro más preciado que tenemos en el país. Con ellas y ellos, no puede escatimarse ningún esfuerzo ni ninguna planificación es suficiente. Tampoco ningún presupuesto es tan alto cuando se trata de nuestros muchachos y muchachas. Hay que prever todos los escenarios posibles después del regreso a clases y contemplar planes y protocolos efectivos de contingencia ante cualquier situación o eventualidad.

Sin salud no hay nada. La Covid 19 en sus distintas variantes todavía es un riesgo. Deben haber garantías para un año escolar presencial. No se puede bajar la guardia.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuesta de la Semana

¿Cómo califica usted el primer año de gobierno del presidente Luis Abinader?

Dauris
Jose Manuel Paniagua ADP 2021
Jorge Ogando ADP San Juan

Tendencias

Copyright © 2021 Las Calientes del Sur.