Connect with us

Opinión

Garantizar la Seguridad Alimentaria

Published

on

Por: Francisco Isaías Ogando
fisaogando@gmail.com

El presidente Luís Abinader Corona, tiene que fijar en estos momentos de alta sensibilidad emocional humana de la población, como meta permanente y principal la priorización de la seguridad alimentaria de la nación, promoviendo exponencialmente la producción agropecuaria en todos sus renglones, como única forma de garantizar el abastecimiento continuo de los mercados, principalmente con los productos básicos de consumo de la canasta familiar del pueblo dominicano.

Ante la situación que vive el mundo y nuestro país, se hace ahora más imperioso más que nunca, la garantía del abastecimiento de la alimentación a precios razonables, nuestro país tiene que producir los alimentos para el consumo propio, de los vecinos haitianos y de los turistas que nos visitan, aunque ahora haya mermado considerablemente el flujo turístico a causa de la pandemia del covid-19, se estima que el total de esa población sobrepasa los treinta millones de consumidores humanos, excluyendo los animales que también dependen de esa producción para alimentarse.

El Derecho a la alimentación esta consagrado en nuestra Constitución por el Art. 54 sobre la Seguridad Alimentaria: Cito: El Estado promoverá la investigación y la transferencia de tecnología para la producción de alimentos y materias primas de origen agropecuarios, con el propósito de incrementar la productividad y garantizar la seguridad alimentaria.

El hambre en los seres vivientes, nos lleva a desafiar todos los estamentos y tipos de regímenes de orden de las sociedades, es un instinto común a todos los seres vivo como necesidad fisiológica esencial que garantiza su existencia. El Estado, el gobierno debe de garantizar la estabilidad de la paz social manteniendo los mercados abastecidos de productos de calidad, con los contenidos y las características de cada uno de esos rubros y servicios que son principalmente de consumo básico masivo de la población, bajo las premisas y previsiones que también establece la Ley, que está contenido y protegido por la Constitución Política en su Art. 53 sobre Derecho del Consumidor.

Invertir en infraestructuras de riesgo llevando el agua allá donde nunca ha llegado para hacer producir tierras que solo esperan el vital líquido; tecnificando a los campesinos y productores para ser más eficientes y altamente productivos; promoviendo y modernizando la agroindustria con tecnología punta y con productos en calidad y precios competitivos con sus iguales en el mercado internacional. Todo esto trae consigo, el empleo masivo de manos de obras construcción de carreteras, caminos vecinales, la implementación de proyectos habitacionales más dignos para los campesinos y hasta un freno en la emigración del campo al pueblo.

El Estado, tiene que priorizar y garantizar en lo que se ha constituido, en un antes y un después, en una línea de Pizarro que ha trazado la Pandemia del Covid-19 a la humanidad, para que precisamente seamos más humanos. Atender la muy reusado y cacareada frase de Primero la Gente, ahora más que nunca resulta imperioso, se tiene que priorizar en la vida, en la salud, en la alimentación; si se quiere estabilidad política, económica y social el Presidente de la República y Jefe del Estado Luís Abinader debe y tiene que mudar el gobierno para el campo dominicano, como única forma de garantía la estabilidad social.

El autor es abogado y político.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Banner 280 Sindicato de Camioneros

Tendencias

Copyright © 2020 Las Calientes del Sur.