Contactanos

Opinión

La Reina de Santomé (historias de la vida de provincia)

Avatar

Publicado

en

Rafael Pineda

Por: Rafael Pineda

Montevideo, Uruguay- Con el respaldo editorial de la Fundación Marcio Veloz-Maggiolo, el escritor Guillermo Piña-Contreras ha publicado una nueva novela, “La reina de Santomé (historias de la vida de provincia)”, donde hace un registro de los incidentes que se produjeron el 22 de diciembre del 1955 tras el llamado a concurso para elegir, entre la aristocracia de la provincia Benefactor, a la que iba a ser coronada reina de Santomé. Guillú, el niño, es el protagonista relator, él nos va contando, no solo sus vivencias en el barrio y las travesuras de sus amigos, sino también las conversaciones de los mayores, especialmente las del abuelo Papapa con el Prelado Tomás F. Reilly.

La novela recrea una mañana cuando las nietas del general José María Cabral se retiraron del acto inaugural del monumento a los héroes de la batalla de Santomé, disgustadas porque el orador, Lolito Piña, le restó los méritos que les correspondían a su ancestro atribuyéndole al también general Eusebio Puello el papel principal en la derrota de los invasores haitianos.

Aunque en el mismo evento, al pronunciar el discurso de clausura, el gobernador Jando Paniagua se atrevió a decir que el único y verdadero héroe de la batalla de Santomé fue el generalísimo Rafael Leónidas Trujillo Molina, poniendo así fin a la disputa.

¿Qué pasa en un país? La esencia de un país es, junto al pasado, presente y futuro de su gente, lo que ocurre todos los días en la capital de ese país y en cada una de sus comunidades, sean grandes o pequeñas; parajes, ciudades, secciones o barrios. Esto nos lo demuestra aquí el autor haciendo una radiografía del pueblo dominicano visto por los ojos de un niño de provincia, desde la perspectiva de la clase media alta a la que pertenece.

Dicen que la literatura, como la prensa, es testigo de los tiempos. Es lo que trae esta novela. Un relato testimonial del momento que el siglo XX se parte por la mitad.

 Desde esa apariencia provincial, la novela de Piña-Contreras retrata la atmósfera de silencio, miedo y terror que vivía la República Dominicana en los años del 1948 al 1955, tiempo en que transcurre. Este último año se organizó el escrutinio para elegir a la reina de Santomé, la que también representaría a la provincia en las celebraciones nacionales por el Centenario de la Independencia Nacional.

Es el mediodía del 7 de febrero del 1948: Llega a San Juan de la Maguana, un municipio del sur, el que más tarde se desempeñaría como Obispo de la Diócesis provincial,  monseñor Tomás F. Reilly, quien, por sus visitas cotidianas y largas pláticas con Papapa, viene a formar parte del entramado de la obra.

Reilly no era un personaje brotado de la ficción: Llega a la provincia precedido de un antecedente como oficial del Ejército de los Estados Unidos, veterano de la Segunda Guerra Mundial y, según decían, amigo cercano al senador John F. Kennedy.   Por su papel protagónico en la vida política de la República Dominicana, primero siendo parte del poder omnímodo del “Benefactor”, después contra él, y más adelante contra los primeros balbuceos que tuvo la democracia con el regreso del profesor Juan Bosch divulgando ideas sobre la libertad, la igualdad y la justicia social. 

El profesor Bosch venia agarrado de la mano de Voltaire, Rousseau, Montesquieu, y de lo que había aprendido de la Revolución Francesa y de la Ilustración.

Reilly, igual que el grueso de la cúpula clerical, sospechó que el predicamento de Bosch podía subvertir a la clase pobre del país, y lo enfrentó con fiereza. 

El niño Guillú tiene presente, porque se ve involucrado, que es el año del primer Centenario de la batalla que infligió la derrota definitiva a los invasores haitianos, y de los primeros 25 años de la ascensión al poder de Rafael Leónidas Trujillo Molina (llamado también “el jefe”, el “Benefactor” y el “padre de la patria nueva”.

Angelita, la hija mayor del  “Jefe”, estaba recién llegada de Europa donde se deslumbró con los oropeles y el boato de la reina Isabel ll de Inglaterra, trayendo consigo la idea de que ella también podía ser una reina y recibir los mismos honores que recibe la monarca anglosajona.

El capricho de la primogénita coincidió con el proyecto de Mario Fermín Cabral, genio pensante de la satrapía, a quien se le ocurrió plantear que los 25 años de poder ininterrumpidos  del “Jefe” debían celebrarse con una feria similar a la de Nueva York en el 1939, o por lo menos a la de Roma el 1942.

La propuesta del pensador trujillista germinó dando paso a la denominada Feria de la Paz y Confraternidad del Mundo libre, una exposición celebrada del 20 de diciembre del 1955 al 31 de diciembre del 1956, con delegaciones artísticas y comerciales procedentes de 42 países.

Estas son las historias que va contando Papapa (una especie de súper abuelo) y las repercusiones que la iniciativa tuvo en la provincia Benefactor.

Papapa (ex lugarteniente del general Desiderio Arias, ex preso político, confinado por Trujillo, abuelo materno de Guillú), sostiene largas conversaciones con el Obispo Reilly; el niño escucha atento los relatos que marcarán su vida, esos que hoy son las leyendas de ese tiempo, los que, junto a los episodios principales de la propia infancia del narrador, refleja la novela  de Piña-Contreras.

Monseñor Reilly tenía un idóneo manejo  de la política y, por su experiencia y formación, sabía interactuar diestramente con los militares. Aparece en la novela una ocasión en que visita al coronel José María Alcántara, Jefe de la Tercera Brigada del Ejército, hombre de tenebroso expediente que, según se decía, apuñaló a su hermano en una disputa familiar; jefe del campo de trabajos forzados El Sisal; vinculado, entre otros crímenes, al asesinato del político Prin Ramírez. 

Alcántara, viendo llegar al purpurado, lo recibió con este saludo: “Gracias por su visita, padre- dijo el militar sin bajar la mirada-. Desde que el jefe firmó ese acuerdo con el Papa, la iglesia es la que manda en esta fortaleza”. Hacía referencia al Concordato firmado (1954) entre el tirano Trujillo y la iglesia católica.

La decisión estaba tomada; fueron movilizados los recursos del Estado para que Angelita, a sus 16 años, sea coronada reina de la Feria de la Paz y Confraternidad del Mundo Libre. Para ello fue contratado uno de los mejores modistos de Roma, Italia, quien confeccionó el traje de Angelita, por un costo final de 80 mil dólares.

En San Juan de la Maguana se había iniciado el proceso de transformación: Construyeron el Hotel Maguana, los palacios del Ayuntamiento, de la policía, de justicia y se iba a inaugurar el Monumento a los héroes de la batalla de Santomé, incluyendo, entre los festejos, la elección de una reina. Con esos fines se convocó a las jóvenes de buena presencia y mejor posición económica del lugar a participar en un concurso.

La ganadora fue la señorita Mirta, hija de Jorge y Lina Musalen, una prestigiosa familia de inmigrantes árabes. En segundo lugar, para la posición de virreina, quedó su antagonista Cecilia Merán.  La madre de ésta se escandaliza, no acepta la derrota y le hace una visita privada al gobernador para exigirle que revoque el veredicto del jurado:

Carmela, la madre, le recordó al gobernador Jando Paniagua su pasado, su frágil situación conyugal y la relación que lo vinculaba con los autores de la quema del Seguro Social (hecho atribuido a los antitrujillistas): “No se meta en problemas pendejamente”.

Dijo, extorsionándolo: “Todavía está a tiempo para enmendarse don Jando. ¡No se deje joder!”

“Lo que hablaron fue decisivo para que el gobernador, sin más ni más, revocara la designación”  de Mirta Musalen como representante de la provincia Benefactor en la corte de su alteza Angelita lra. En su lugar designó a la virreina Cecilia Merán. La madre impuso su capricho y el escándalo rodó de boca en boca, hasta hoy.

En “La reina de Santomé (historias de la vida de provincia)”, Guillú, apareciendo como príncipe de la Corte, nos cuenta los años de su infancia,  la historia general de un pueblo, y el  desarrollo infraestructural que le aportó la celebración del primer Centenario de la batalla de Santomé a la provincia Benefactor.

Click para Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Dialogando con el Banco Central sobre el empleo

Avatar

Publicado

en

CENTRAL






Esta misma semana, los y las colegas del Departamento de Cuentas Nacionales y Estadísticas Económicas del Banco Central, a través de un documento publicado en la sección Página Abierta del sitio web de esa institución, ripostaron algunas ideas que planteé a propósito de las cifras sobre empleo y la mención de ellas que hizo el Presidente Medina en su reciente discurso del 27 de febrero.

La mayor parte del documento destaca, de una manera muy parecida a la que lo hice en mi artículo, la reducción observada en la desocupación en el país entre 2014 y 2018, usando cualesquiera de los cuatro indicadores de desempleo que la nueva Encuesta Nacional Continua de Fuerza de Trabajo (ENCFT) permite estimar. Vale reconocer nueva vez, la riqueza de datos que tiene esta reciente encuesta y el esfuerzo desplegado por los colegas para hacer posible que dispongamos de datos más continuos y de más calidad sobre el mercado de trabajo dominicano que los que tenía la vieja Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo (ENFT).

Sin embargo, en el documento se aprovecha la ocasión para rechazar dos ideas del artículo. La primera es que las cifras que el Presidente Medina mencionó sobre el total de empleos creados entre 2014 y 2018 (770 mil) no puede ser constatada a partir de los datos que hasta el momento había publicado el Banco Central.
La segunda es la extrañeza que expresé respecto al inestable comportamiento del crecimiento la Población Económicamente Activa (PEA). El comportamiento de esta variable es muy relevante porque incide directamente en la estimación del resto de los indicadores, en particular en la desocupación. Si hay un problema allí, se pueden generar sesgos que comprometan la calidad de los resultados.

Reconociendo un error

En el citado artículo argumenté que una revisión de los datos que resultan de las encuestas de fuerza de trabajo y que publica el Banco Central en su página web no permiten concluir con las cifras que ofreció el Presidente. En el documento, los colegas del Banco indican que no utilicé las cifras correctas al calcular el total de personas ocupadas.

Y tienen razón: por error, no usé el dato correcto, el referido específicamente al número de personas ocupada en el tercer trimestre de 2012. Al replicar el ejercicio con cuidado, se observa que el total de personas ocupadas en ese trimestre alcanzó 3.8 millones de personas mientras que en el tercer trimestre de 2018 alcanzó algo menos de 4.6 millones, para un incremento de algo más de 730 mil personas ocupadas. No es difícil imaginar que, en el último trimestre del año, el número de empleos creados haya sido lo suficiente como para alcanzar la cifra indicada por el Presidente en su discurso.

En este punto, solo instaría, de nuevo, a publicar en forma de series continuas desde 2000 hasta 2018, todas las variables e indicadores para los que sea posible encadenar los resultados de la ENFT y los de la ENCFT, acompañado de los respectivos documentos metodológicos. Esto es relevante, aún sea el caso en que sólo sea posible para la fuerza de trabajo ocupada.

El comportamiento de la PEA

Adicionalmente, en la pieza publicada por el Banco Central, los colegas del Departamento de Cuentas Nacionales y Estadísticas Económicas se muestran extrañados de mi sorpresa de que el crecimiento de la Población Económicamente Activa (PEA) se comporte de forma tan inestable como lo indican los datos de la ENCFT.

Al respecto indican dos cosas. La primera es que en ese comportamiento inciden muchos factores como la dinámica demográfica, las migraciones y las competencias laborales y que éstos explican esos cambios. Sin embargo, la mayoría de los que menciona, y los que yo mismo mencioné en mi artículo como la escolaridad, parecen cambiar a largo plazo y no a corto plazo.
Precisamente por eso es por lo que otros investigadores del tema han externado preocupaciones similares. Jefrey Lizardo, especialista en el tema, en su artículo “Medición de los indicadores del mercado laboral: una revisión crítica”, publicado en el libro “Empleo y Mercado de Trabajo en la República Dominicana 1991-2013” apunta lo siguiente: “Si se observa con detenimiento el comportamiento de las tasas de crecimiento de la PET según lo datos del BCRD, éstas muestran un comportamiento errático que no es propio de la dinámica demográfica de un país en condiciones normales” (p. 16). De la Población en Edad de Trabajar (PET) se desprende la PEA. Lizardo se refiere a los resultados de los datos de la vieja encuesta (ENFT).

La segunda observación de los colegas es que en otros países de la región se da el mismo fenómeno, y que ese comportamiento no es extraño. Y efectivamente, una revisión de datos para otros países indica que, contrario a la suposición teórica inicial y como lo indica la pieza del Banco Central, el crecimiento de la PEA no es necesariamente estable.

Con datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el período 2012-2017, calculé las tasas de crecimiento medias de la PEA para 10 países de la región (en algunos los datos estaban disponibles hasta 2018 y los usé), y la desviación estándar de esas tasas para ese período. La desviación estándar es un indicador sencillo que refleja el grado de estabilidad de una serie de datos. Los resultados apoyan el argumento de los colegas. En Chile y Perú la PEA creció con más estabilidad que en República Dominicana, pero en otros como Colombia, Costa Rica, Ecuador y Guatemala, lo hicieron de forma más inestable.

Una mirada más dura

No obstante, esta observación empírica no es suficiente como para restarle méritos al asunto y merece una mirada más detenida por parte de los y las especialistas.

Los datos del crecimiento de la población en edad de trabajar (PET), esto es, la de 15 años y más, recogidos por la nueva ENCFT continúan siendo inexplicablemente inestables. Entre fines de 2014 y fines de 2018, hay cuatro trimestres en los que la PET decrece, mientras en otros 5 trimestres el crecimiento es alto: superior al 0.8%. Si la estimación arroja que el crecimiento de la PET es inestable, también lo será el del crecimiento de la PEA. Y eso tiene implicaciones para todas las estimaciones sobre el empleo. Distinta de la PEA, en la que las decisiones de las personas de buscar o no trabajo influyen, la PET está determinada por la dinámica poblacional de largo plazo que depende de los nacimientos y la sobrevivencia.

No es la intención de este comentario desmeritar los resultados ni el trabajo, sino llamar la atención y motivar la discusión y la pesquisa.

Además, en el documento los colegas indican correctamente que el incremento en la PEA no es solamente el resultado de la incorporación de nuevas personas en la búsqueda de trabajo, como se infiere de mi artículo. Aclaro que recurrí a ideas simples para facilitar la comunicación y el entendimiento del público amplio.

Reitero mi agradecimiento, hecho inicialmente a través de las redes sociales, a los colegas por advertirme sobre el error en el número total de empleos y por plantear su postura sobre el comportamiento de la PEA, algo crucial para las estimaciones.
Esta última discusión, sin embargo, se trata de una inacabada y requiere de mayores esfuerzos para dilucidar las dinámicas que subyacen o por mejorar las metodologías de captura de datos.

FUENTE:elcaribe.com.do

Seguir Leyendo

Opinión

¿Por qué No Pega Una Lucía Medina?

Avatar

Publicado

en

Rubén Zabala Moreta






Por: Rubén Moreta

La diputada Yomaira Medina es una mujer ambiciosa. Ocurre que la legisladora sanjuanera, hermana del Presidente Danilo Medina, contrató a “asesores” para construirle una “imagen presidencial” (porque hasta ahí llegan sus ambiciones), a lo cual tiene legítimo derecho.

Los “expertos” en imagen, muy bien pagados, le dieron un nuevo “look” a la congresista, que incluyó cirugía bariatrica para estilizar su figura; nuevo ropero, con atuendos más ejecutivos y colores que proyectaran una personalidad más fresca y atractiva; más sonrisa, nuevo corte de pelo y embotellarse y practicar nuevas técnicas de oratoria.

Asimismo, el constructo comunicacional de la “nueva” Lucía Yomaira Medina conllevaría una notoria figuración mediática, fundamentalmente en la televisión, periódicos y redes sociales digitales, a fin de que pudiera ser conocida a nivel nacional.

En su cronograma de metas a lograr la señora Lucía Yomaira estableció que en 2020 sería candidata vicepresidencial y en 2024, sería candidata presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), heredando la fuerza de su hermano, el actual inquilino de la Casona de la calle Dr. Delgado.

Ese alto perfil de la señora Lucía Yomaira Medina la ha hecho “muy conocida”, pero también, más escrutada por la sociedad dominicana que viene mayoritariamente, con objetividad, aborreciendo sus errores.

Es que esta dama sanjuanera hoy se destaca por sus reiterados desaciertos, debido a su impericia política. Primero el escándalo de “las mochilas escolares” y más recientemente su arenga a empleados públicos obligándolos a que apoyen la repostulación del Presidente Medina.

La prestante dama definitivamente no pega una. La hermana del Presidente asume políticamente un comportamiento díscolo, arrogante y despótico, ampliamente rechazado por todo el país.

Sus errores la han ido develando como una política implacable, golosa y lo peor, con rasgos fascistas.

El autor es Periodista.

Seguir Leyendo

Opinión

La democracia retrocede

Avatar

Publicado

en

La democracia retrocede






Un país democrático representativo es aquel donde la separación de los poderes del Estado, a saber,  Legislativo, Judicial y Ejecutivo, se mantiene independiente, uno de los otros, sujetos al ordenamiento jurídico basado en lo estipulado en la Constitución que los rige rigurosamente.

Para que el sistema funcione tiene que haber equidad, alternabilidad y contrapeso político para impedir la concentración del poder en un solo partido, en un grupo o en una persona. La institucionalidad y el apego irrestricto al cumplimiento de las leyes con sus consecuencias a los violadores de las mismas, es fundamental para que la democracia sea real y se fortalezca cada día.

En nuestro país, sin embargo, la democracia, lejos de fortalecerse, retrocede. El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) ha instaurado una dictadura constitucionalizada controlando los tres poderes del Estado incluyendo los poderes fácticos como la prensa y las iglesias, sobre todo la católica, con la agravante de que no respeta sus propias leyes. Su Constitución, aprobada en el 2010 y modificada en el 2015 para la reelección,  es violada sistemáticamente en función de sus intereses.

La “dictadura” ha tomado un matiz altamente peligrosa: ya no es el PLD que dirige el país como le da la gana, ahora es Danilo Medina, que tiene su Congreso y su Judicatura, además de un inmenso poder económico. Danilo es “Ley, Batuta y Constitución”, como lo fue Trujillo, pero sin los apresamientos abusivos, torturas y asesinatos de hombres y mujeres a plena luz del día, que ya pasaron de moda.

Digamos que es un “dictador moderno”, siglo 21, como lo advirtió su creador, el ex presidente Leonel Fernández.

Las llamadas “visitas sorpresas” que la prensa publica todos los lunes en primera página sin que ningún periodista o camarógrafo de los diferentes medios esté presente, ni escriba una nota o reportaje, es una muestra de autoritarismo,  de poder, del uso de los recursos del Estado de manera clientelar, como si fueran propios, sustituyendo todas las instituciones del Estado con sus respectivos ministros y viceministros.

En el Congreso no hay equilibrio ni contrapeso. La independencia de ese que es el primer poder del Estado, desapareció hace mucho. Se hace sin chistar lo que disponga Danilo. Los préstamos millonarios se aprueban en un “santiamén”, a la velocidad de un meteoro o un relámpago. Por eso la deuda externa se ha convertido en eterna con sus consecuencias nefastas para las generaciones futuras. El Congreso es una caricatura, una vergüenza, un estercolero de donde el único que ha salido del lodo sin enlodarse es el presidente de ese hemiciclo, Reinaldo Pared Pérez, el inefable Pechito.

El sistema judicial también está en manos de Danilo para garantizar la  impunidad de los que, según algunos bancos internacionales, se roban más de 150 mil millones de pesos todos los años que bien podrían invertirse en Educación, Salud, Viviendas, Seguridad Ciudadana, etc.

Se equivocan medio a medio quienes culpan al Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, del atropello cometido contra la magistrada de 44 años de ejercicio, Mirian Germán Brito. No, señores, no es Jean Alain el responsable, es Danilo, presidente del país y contraproducentemente del Consejo Nacional de la Magistratura. El Procurador no hizo lo que hizo (valga la redundancia y la repugnancia) sin la autorización de su jefe. No pidan pues la cancelación de Jean alain, no cojan piedras para los más chiquitos, ni el rábano por las hojas,  pidan la renuncia o destitución del presidente Medina que la democracia no sólo retrocede vertiginosamente, sino que está en peligro de muerte súbita. ¡Tanto poder no puede estar en una sola mano!

Fuente: noticiassin

Seguir Leyendo
Banner 280 Sindicato de Camioneros
Banreservas

Tendencias