Contactanos

Opinión

¿Cuál es el futuro del PRD?

Avatar

Publicado

en

Rubén Zabala Moreta

Por: Rubén Moreta

En 2,019 los líderes del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), con Miguel Vargas Maldonado a la cabeza, viven en una seductora y exquisita “zona de confort”. Estos, perezosos y sedentarios, disfrutan las migas que le da haber sido bisagra del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en las elecciones nacionales de 2,016.

Hoy se observa a un Miguel Vargas Maldonado, líder del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) muy cómodo y placentero fungiendo de Canciller, viajando por todo el mundo, codeándose con líderes mundiales y merecedor de una abundante figuración mediática.

Juan Domingo Perón sostenía que “los partidos políticos triunfan o son destruidos por sus conductores. Cuando un partido político se viene abajo, no es el partido político quien tiene la culpa, sino el conductor”. En esta lógica, Miguel Vargas, Doña Peggy Cabral, Toni Peña Guaba y los demás que quedan dirigiendo ese partido son los responsables del aturdimiento.

Hoy el PRD es un ente enfermo, cuasi moribundo, al cual -muy pronto- un sacerdote deberá practicarle la extremaunción.

Atrás quedó su larga historia de lucha por la libertad del pueblo dominicano y sus invaluables aportes al estreno en 1978, de la democracia en la República Dominicana; a traer a su patria a los exiliados; a sacar de las ergástulas los presos de conciencia; el haber extirpado de los cuarteles militares y policiales la politiquería y haber iniciado una nueva era de respeto a los derechos humanos.

A Miguel Vargas se le está agotando el tiempo para revivir ese paciente aletargado que se llama PRD. La historia lo juzgará.

El autor es Periodista.

Click para Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Dialogando con el Banco Central sobre el empleo

Avatar

Publicado

en

CENTRAL

Esta misma semana, los y las colegas del Departamento de Cuentas Nacionales y Estadísticas Económicas del Banco Central, a través de un documento publicado en la sección Página Abierta del sitio web de esa institución, ripostaron algunas ideas que planteé a propósito de las cifras sobre empleo y la mención de ellas que hizo el Presidente Medina en su reciente discurso del 27 de febrero.

La mayor parte del documento destaca, de una manera muy parecida a la que lo hice en mi artículo, la reducción observada en la desocupación en el país entre 2014 y 2018, usando cualesquiera de los cuatro indicadores de desempleo que la nueva Encuesta Nacional Continua de Fuerza de Trabajo (ENCFT) permite estimar. Vale reconocer nueva vez, la riqueza de datos que tiene esta reciente encuesta y el esfuerzo desplegado por los colegas para hacer posible que dispongamos de datos más continuos y de más calidad sobre el mercado de trabajo dominicano que los que tenía la vieja Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo (ENFT).

Sin embargo, en el documento se aprovecha la ocasión para rechazar dos ideas del artículo. La primera es que las cifras que el Presidente Medina mencionó sobre el total de empleos creados entre 2014 y 2018 (770 mil) no puede ser constatada a partir de los datos que hasta el momento había publicado el Banco Central.
La segunda es la extrañeza que expresé respecto al inestable comportamiento del crecimiento la Población Económicamente Activa (PEA). El comportamiento de esta variable es muy relevante porque incide directamente en la estimación del resto de los indicadores, en particular en la desocupación. Si hay un problema allí, se pueden generar sesgos que comprometan la calidad de los resultados.

Reconociendo un error

En el citado artículo argumenté que una revisión de los datos que resultan de las encuestas de fuerza de trabajo y que publica el Banco Central en su página web no permiten concluir con las cifras que ofreció el Presidente. En el documento, los colegas del Banco indican que no utilicé las cifras correctas al calcular el total de personas ocupadas.

Y tienen razón: por error, no usé el dato correcto, el referido específicamente al número de personas ocupada en el tercer trimestre de 2012. Al replicar el ejercicio con cuidado, se observa que el total de personas ocupadas en ese trimestre alcanzó 3.8 millones de personas mientras que en el tercer trimestre de 2018 alcanzó algo menos de 4.6 millones, para un incremento de algo más de 730 mil personas ocupadas. No es difícil imaginar que, en el último trimestre del año, el número de empleos creados haya sido lo suficiente como para alcanzar la cifra indicada por el Presidente en su discurso.

En este punto, solo instaría, de nuevo, a publicar en forma de series continuas desde 2000 hasta 2018, todas las variables e indicadores para los que sea posible encadenar los resultados de la ENFT y los de la ENCFT, acompañado de los respectivos documentos metodológicos. Esto es relevante, aún sea el caso en que sólo sea posible para la fuerza de trabajo ocupada.

El comportamiento de la PEA

Adicionalmente, en la pieza publicada por el Banco Central, los colegas del Departamento de Cuentas Nacionales y Estadísticas Económicas se muestran extrañados de mi sorpresa de que el crecimiento de la Población Económicamente Activa (PEA) se comporte de forma tan inestable como lo indican los datos de la ENCFT.

Al respecto indican dos cosas. La primera es que en ese comportamiento inciden muchos factores como la dinámica demográfica, las migraciones y las competencias laborales y que éstos explican esos cambios. Sin embargo, la mayoría de los que menciona, y los que yo mismo mencioné en mi artículo como la escolaridad, parecen cambiar a largo plazo y no a corto plazo.
Precisamente por eso es por lo que otros investigadores del tema han externado preocupaciones similares. Jefrey Lizardo, especialista en el tema, en su artículo “Medición de los indicadores del mercado laboral: una revisión crítica”, publicado en el libro “Empleo y Mercado de Trabajo en la República Dominicana 1991-2013” apunta lo siguiente: “Si se observa con detenimiento el comportamiento de las tasas de crecimiento de la PET según lo datos del BCRD, éstas muestran un comportamiento errático que no es propio de la dinámica demográfica de un país en condiciones normales” (p. 16). De la Población en Edad de Trabajar (PET) se desprende la PEA. Lizardo se refiere a los resultados de los datos de la vieja encuesta (ENFT).

La segunda observación de los colegas es que en otros países de la región se da el mismo fenómeno, y que ese comportamiento no es extraño. Y efectivamente, una revisión de datos para otros países indica que, contrario a la suposición teórica inicial y como lo indica la pieza del Banco Central, el crecimiento de la PEA no es necesariamente estable.

Con datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el período 2012-2017, calculé las tasas de crecimiento medias de la PEA para 10 países de la región (en algunos los datos estaban disponibles hasta 2018 y los usé), y la desviación estándar de esas tasas para ese período. La desviación estándar es un indicador sencillo que refleja el grado de estabilidad de una serie de datos. Los resultados apoyan el argumento de los colegas. En Chile y Perú la PEA creció con más estabilidad que en República Dominicana, pero en otros como Colombia, Costa Rica, Ecuador y Guatemala, lo hicieron de forma más inestable.

Una mirada más dura

No obstante, esta observación empírica no es suficiente como para restarle méritos al asunto y merece una mirada más detenida por parte de los y las especialistas.

Los datos del crecimiento de la población en edad de trabajar (PET), esto es, la de 15 años y más, recogidos por la nueva ENCFT continúan siendo inexplicablemente inestables. Entre fines de 2014 y fines de 2018, hay cuatro trimestres en los que la PET decrece, mientras en otros 5 trimestres el crecimiento es alto: superior al 0.8%. Si la estimación arroja que el crecimiento de la PET es inestable, también lo será el del crecimiento de la PEA. Y eso tiene implicaciones para todas las estimaciones sobre el empleo. Distinta de la PEA, en la que las decisiones de las personas de buscar o no trabajo influyen, la PET está determinada por la dinámica poblacional de largo plazo que depende de los nacimientos y la sobrevivencia.

No es la intención de este comentario desmeritar los resultados ni el trabajo, sino llamar la atención y motivar la discusión y la pesquisa.

Además, en el documento los colegas indican correctamente que el incremento en la PEA no es solamente el resultado de la incorporación de nuevas personas en la búsqueda de trabajo, como se infiere de mi artículo. Aclaro que recurrí a ideas simples para facilitar la comunicación y el entendimiento del público amplio.

Reitero mi agradecimiento, hecho inicialmente a través de las redes sociales, a los colegas por advertirme sobre el error en el número total de empleos y por plantear su postura sobre el comportamiento de la PEA, algo crucial para las estimaciones.
Esta última discusión, sin embargo, se trata de una inacabada y requiere de mayores esfuerzos para dilucidar las dinámicas que subyacen o por mejorar las metodologías de captura de datos.

FUENTE:elcaribe.com.do

Seguir Leyendo

Opinión

¿Por qué No Pega Una Lucía Medina?

Avatar

Publicado

en

Rubén Zabala Moreta

Por: Rubén Moreta

La diputada Yomaira Medina es una mujer ambiciosa. Ocurre que la legisladora sanjuanera, hermana del Presidente Danilo Medina, contrató a “asesores” para construirle una “imagen presidencial” (porque hasta ahí llegan sus ambiciones), a lo cual tiene legítimo derecho.

Los “expertos” en imagen, muy bien pagados, le dieron un nuevo “look” a la congresista, que incluyó cirugía bariatrica para estilizar su figura; nuevo ropero, con atuendos más ejecutivos y colores que proyectaran una personalidad más fresca y atractiva; más sonrisa, nuevo corte de pelo y embotellarse y practicar nuevas técnicas de oratoria.

Asimismo, el constructo comunicacional de la “nueva” Lucía Yomaira Medina conllevaría una notoria figuración mediática, fundamentalmente en la televisión, periódicos y redes sociales digitales, a fin de que pudiera ser conocida a nivel nacional.

En su cronograma de metas a lograr la señora Lucía Yomaira estableció que en 2020 sería candidata vicepresidencial y en 2024, sería candidata presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), heredando la fuerza de su hermano, el actual inquilino de la Casona de la calle Dr. Delgado.

Ese alto perfil de la señora Lucía Yomaira Medina la ha hecho “muy conocida”, pero también, más escrutada por la sociedad dominicana que viene mayoritariamente, con objetividad, aborreciendo sus errores.

Es que esta dama sanjuanera hoy se destaca por sus reiterados desaciertos, debido a su impericia política. Primero el escándalo de “las mochilas escolares” y más recientemente su arenga a empleados públicos obligándolos a que apoyen la repostulación del Presidente Medina.

La prestante dama definitivamente no pega una. La hermana del Presidente asume políticamente un comportamiento díscolo, arrogante y despótico, ampliamente rechazado por todo el país.

Sus errores la han ido develando como una política implacable, golosa y lo peor, con rasgos fascistas.

El autor es Periodista.

Seguir Leyendo

Opinión

La democracia retrocede

Avatar

Publicado

en

La democracia retrocede

Un país democrático representativo es aquel donde la separación de los poderes del Estado, a saber,  Legislativo, Judicial y Ejecutivo, se mantiene independiente, uno de los otros, sujetos al ordenamiento jurídico basado en lo estipulado en la Constitución que los rige rigurosamente.

Para que el sistema funcione tiene que haber equidad, alternabilidad y contrapeso político para impedir la concentración del poder en un solo partido, en un grupo o en una persona. La institucionalidad y el apego irrestricto al cumplimiento de las leyes con sus consecuencias a los violadores de las mismas, es fundamental para que la democracia sea real y se fortalezca cada día.

En nuestro país, sin embargo, la democracia, lejos de fortalecerse, retrocede. El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) ha instaurado una dictadura constitucionalizada controlando los tres poderes del Estado incluyendo los poderes fácticos como la prensa y las iglesias, sobre todo la católica, con la agravante de que no respeta sus propias leyes. Su Constitución, aprobada en el 2010 y modificada en el 2015 para la reelección,  es violada sistemáticamente en función de sus intereses.

La “dictadura” ha tomado un matiz altamente peligrosa: ya no es el PLD que dirige el país como le da la gana, ahora es Danilo Medina, que tiene su Congreso y su Judicatura, además de un inmenso poder económico. Danilo es “Ley, Batuta y Constitución”, como lo fue Trujillo, pero sin los apresamientos abusivos, torturas y asesinatos de hombres y mujeres a plena luz del día, que ya pasaron de moda.

Digamos que es un “dictador moderno”, siglo 21, como lo advirtió su creador, el ex presidente Leonel Fernández.

Las llamadas “visitas sorpresas” que la prensa publica todos los lunes en primera página sin que ningún periodista o camarógrafo de los diferentes medios esté presente, ni escriba una nota o reportaje, es una muestra de autoritarismo,  de poder, del uso de los recursos del Estado de manera clientelar, como si fueran propios, sustituyendo todas las instituciones del Estado con sus respectivos ministros y viceministros.

En el Congreso no hay equilibrio ni contrapeso. La independencia de ese que es el primer poder del Estado, desapareció hace mucho. Se hace sin chistar lo que disponga Danilo. Los préstamos millonarios se aprueban en un “santiamén”, a la velocidad de un meteoro o un relámpago. Por eso la deuda externa se ha convertido en eterna con sus consecuencias nefastas para las generaciones futuras. El Congreso es una caricatura, una vergüenza, un estercolero de donde el único que ha salido del lodo sin enlodarse es el presidente de ese hemiciclo, Reinaldo Pared Pérez, el inefable Pechito.

El sistema judicial también está en manos de Danilo para garantizar la  impunidad de los que, según algunos bancos internacionales, se roban más de 150 mil millones de pesos todos los años que bien podrían invertirse en Educación, Salud, Viviendas, Seguridad Ciudadana, etc.

Se equivocan medio a medio quienes culpan al Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, del atropello cometido contra la magistrada de 44 años de ejercicio, Mirian Germán Brito. No, señores, no es Jean Alain el responsable, es Danilo, presidente del país y contraproducentemente del Consejo Nacional de la Magistratura. El Procurador no hizo lo que hizo (valga la redundancia y la repugnancia) sin la autorización de su jefe. No pidan pues la cancelación de Jean alain, no cojan piedras para los más chiquitos, ni el rábano por las hojas,  pidan la renuncia o destitución del presidente Medina que la democracia no sólo retrocede vertiginosamente, sino que está en peligro de muerte súbita. ¡Tanto poder no puede estar en una sola mano!

Fuente: noticiassin

Seguir Leyendo
Banner 280 Sindicato de Camioneros
Banreservas

Tendencias