Connect with us

Opinión

La Formula Ito, cóncava o convexa

Published

on

Por: ELADIO CAPELLAN BATISTA.

Decía Ortega y Gasset que: «yo soy yo y mi circunstancia», expresión filosófica contentiva de una verdad epistemológica que, retrata crudamente, la capacidad del hombre de adaptarse o desdoblarse, si varían las condiciones, en procura de su felicidad o supervivencia.

Sin embargo, muchos retorcidos, cobijados en dísticos nobles como ese, hallan el pretexto perfecto, para cometer, perversos crímenes, tales como genocidios, terrorismos, limpiezas étnicas y lo peor, traicionan sus principios morales, abonando aquellos males mayores, para aducir que, tomaron las decisiones que la circunstancias les exigían.

Sin pretender ser tan extremista, en Rep. Dom., existen ejemplos de dirigentes políticos que estando en la oposición, eran fervientes defensores, de temas relevantes, y que, una vez llegados al poder, olvidaron las «fórmulas» por las cuales el pueblo le favoreció.

Un ejemplo lo constituye, el actual ministro de industria y comercio, todos quedamos «encantados» con la forma ágil y didáctica, con la cual desmenuzaba, las alzas abusivas del precio de los combustibles, reclamando el reembolso-dinero que, debía devolvérsele al pueblo.

Ya en el poder, «la fórmula», no obstante, persistir el mismo esquema, explicado en la pizarrita, y que todos, ingenuamente, en ascuas esperábamos, se ha convertido en otro engaño politiquero más, que desprestigia el ejercicio de la política.

El descredito que, viene acumulando la política, se debe, junto a otros factores, el de mayor influencia es, las promesas incumplidas de campaña, desilusionando a los electores que, en todo caso, optan por la abstención o se refugian, peligrosamente, en líderes autoritarios, carentes de formación política.

La postura simulada, para caer bien y buscar votos, sin compromiso social y político, viene acompañada de un desdén indolente, que las redes, han puesto al descubierto, no sólo del vacío conceptual de algunos políticos que, por su irresponsabilidad, el pueblo hoy rechaza en forma burlona.

Esta geometría, aprendida por el imaginario de la gente, que sufre a diario, la espiral alcista de los combustibles, le recuerda al pueblo que, estando en la oposición, le fue muy fácil a los encantadores de serpientes, hacer la curva hacia afuera, presentando un vellocino de oro, con soluciones mágicas.

Ya en el poder, prefieren ser convexo, olvidarse del pueblo que los ha elegido «encantados», ajustan sus intereses hacia dentro del gobierno, la curva converge en sus direcciones, olvidan de repente, el grado de injusticia, que contiene la norma que, ajustaría a la «formula» que lo catapultó.

Se comprueba que, para producir cambios se necesita, estar firmemente convencidos de que se puede, siendo indispensable, haber vivido en carne propia, los avatares de la pobreza, de los olvidados de la fortuna, del profesional que sobrevive, o de la clase media que agoniza.

Situaciones desconocidas, para la mayoría de los ministros, de casi todos los gobiernos que, nunca han cogido «una voladora» y que ignoran los malabares de los padres echa día, para mandar a sus hijos a estudiar, incluido los gastos de pasajes y combustibles.

La política de cóncavo o convexo, hecha según sus antojadizas circunstancias, ha de ser desterradas del accionar político dominicano, ya el pueblo está harto y al acecho, sino, muy pronto estaríamos asistiendo a dos situaciones probables;

a) el descreimiento del sistema de partido y de los políticos; b) a la aparición de un advenedizo como líder, aprovechándose, lamentablemente, de la apatía y la locura colectiva del pueblo que sufre.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Banner 280 Sindicato de Camioneros

Tendencias

Copyright © 2020 Las Calientes del Sur.