Contactanos

Opinión

Primarias, elecciones y riesgo fiscal

Avatar

Publicado

en

166f7900-untitled-2

Por: Pavel Isa Contreras

Una de las preguntas que más frecuentemente hacen analistas e inversionistas extranjeros es sobre las perspectivas fiscales del país. Se preguntan con respecto a cuál será la situación fiscal al cierre de 2019, a los escenarios políticos fiscalmente más riesgosos, y si los diversos resultados que puedan tener de las elecciones nacionales del próximo año plantean políticas (y riesgos) fiscales significativamente distintos.
El propósito de este artículo es discutir esas tres preguntas a partir de la información fiscal disponible hasta el momento y de los escenarios políticos y electorales posibles.

Se debilita el crecimiento de los ingresos

Los datos disponibles para 2019 llegan hasta el mes de julio y lo más destacado es que los ingresos fiscales se están quedando notablemente por debajo de lo presupuestado. Esto podría hacer que el año cierre con un déficit del Gobierno Central bastante más alto que la meta establecida en el presupuesto (75.5 mil millones de pesos o el 1.7% del PIB). Que las recaudaciones estén perdiendo velocidad podría estar asociado al hecho de que la actividad económica ha estado creciendo a un ritmo menor al previsto.

Hasta julio, los ingresos totales alcanzaron poco más de 390 mil millones de pesos. Esto fue equivalente al 56.6% de los ingresos estimados en el presupuesto para todo el año y supone un ritmo de recaudación mensual de algo más de 55.7 mil millones, 1.7 mil millones por mes menos que lo previsto para todo el año. Ciertamente, las recaudaciones no se comportan de manera uniforme a lo largo del año, pero el segundo semestre ni los últimos meses del año destacan de manera particular por ser de altas recaudaciones.

Bajo cualquier proyección, los ingresos fiscales terminarán siendo sensiblemente menores en 2019 respecto a lo programado. Si hacemos una simple proyección lineal hasta diciembre, es decir, si asumimos que los ingresos registrados mes a mes hasta julio serán similares a los observados entre agosto y diciembre, las recaudaciones terminarían siendo menores en casi 21 mil millones que el total consignado en el presupuesto. Si, de manera diferente, asumimos que la proporción de ingresos que se registró entre agosto y diciembre comparado con las observadas entre enero y julio de 2018 se mantuviese en 2019, los ingresos totales percibidos hasta julio de este año suponen que, hacia final de año, éstos se quedarían cortos en más de 26 mil millones respecto a lo presupuestado.

El único elemento que podría moderar (no corregir), esta tendencia es el aumento del precio del oro porque las exportaciones de este metal aportan recursos fiscales significativos.

Todo lo anterior significa que, si el gasto total termina siendo igual al monto programado en el presupuesto, el déficit del Gobierno Central cerraría en algo más 100 mil millones de peso o 2.3% del PIB, más de un tercio por encima de la meta fiscal. De hecho, el FMI estimó, en su informe de consulta anual, que en 2019 el déficit cerrará en monto muy superior a eso. Prevé que será de más de 140 mil millones de pesos, equivalente al 3.3% PIB. Esto es casi el doble de la meta consignada en el presupuesto.

El gasto y el déficit son inciertos todavía

Ciertamente, cualquier resultado depende no solo del comportamiento por el lado de los ingresos sino también del de los gastos. Desafortunadamente, como parte de las decisiones es discrecional, el ritmo de gasto a lo largo del año varía mucho y resulta difícil estimar como cerrarán el gasto total y el déficit. Por eso, cualquier dato del déficit acumulado antes de fin de año que se publique suele ser un indicador muy malo de como éste finalizará. Además, una muy elevada proporción la inversión se suele asentar en los libros a último momento, en diciembre. Esto hace que los números del gasto total cambien de forma significativa de noviembre a diciembre.

Hasta este momento, por ese lado no parece haber muchas novedades. Hasta julio, el gasto total era equivalente al 53.6% del total presupuestado, un porcentaje no muy distinto al observado en julio de 2018. Los gastos corrientes totales fueron equivalentes a casi el 55% de lo presupuestado, y los de capital (inversión) al 47%.

Las elecciones primarias y el riesgo fiscal

No obstante, la situación fiscal al cierre de 2019 y durante la primera parte de 2020, antes de las elecciones de mayo, puede variar notablemente dependiendo de los resultados de las primarias del PLD el seis de octubre.

Es razonable pensar que, si el candidato que resulta ganador de las primarias en el PLD es Gonzalo Castillo, el riesgo fiscal será mayor, porque habría fuertes incentivos a que el gasto público aumente por encima de lo previsto en el presupuesto, incrementando el déficit y el financiamiento que se necesita para cubrirlo. Castillo es una figura relativamente reciente en la política nacional, y colocarle en una posición más competitiva de cara a las elecciones nacionales requerirá de una fuerte inversión.

En esa misma línea, es probable que, si el precandidato triunfador en las primarias del PLD es Leonel Fernández, el riesgo fiscal sea menor porque los incentivos para apoyarle desde el gobierno son más reducidos.

Esta discusión desnuda el precario estado de nuestras instituciones, la pobreza del cumplimiento de las reglas en este país y el uso político partidario que se hace del Estado. Sin embargo, ninguna de las alternativas discutidas significa un giro fiscal importante de largo plazo en un sentido o en otro. Se limita a indicar que uno u otro escenario haría más o menos complicado el manejo fiscal inmediato, incrementando o moderando la demanda por financiamiento para cerrar las brechas fiscales, y haciendo algo más fácil o más difícil las condiciones para obtenerlo.

El fisco con un nuevo gobierno

La discusión fiscal sustantiva es a mediano y largo plazo, y en ese tenor, el tipo de preguntas que más se escucha es como sigue. ¿Qué pasará con la situación fiscal después de las elecciones? ¿Hay diferencias significativas entre las ideas y propuestas de los candidatos y los partidos para enfrentar la compleja situación fiscal?

De los precandidatos actuales del PLD se ha escuchado poco o nada al respecto. Es muy probable que ambos eviten posicionarse en el tema o por lo menos eviten colocarlo muy alto en sus discursos porque tienen más que perder que ganar.

Del PRM lo que se escucha es que, antes que tratar de incrementar los ingresos, pondrán todo su empeño, por lo menos en un primer momento, en sanear el gasto, reducir el dispendio, la corrupción y el clientelismo y contener el crecimiento de los gastos para reducir el déficit. No es raro escuchar este tipo de argumentos en América Latina porque la mala calidad del gasto es común en la región y porque pocos se atreven a levantar la cuestión de la necesidad de incrementar los ingresos públicos poco antes de una competencia electoral.

Si ese partido gana las elecciones, es muy probable que se concentre en hacer lo que propone porque la necesidad de sanear el gasto es indiscutible, y porque es más fácil recortar gastos para un partido que entra al poder que para uno que se reelige.

Sin embargo, esa posición del PRM tiene tres problemas. Primero, parece no reconocer que hay un problema de insuficiencia de ingresos y que habrá que reestructurar la tributación para elevar las recaudaciones sustancialmente. Una reforma tributaria es inevitable y hay que discutirla abiertamente. Segundo, como el aumento de los ingresos se postergaría y el esfuerzo de ajuste se haría por el lado del gasto, esto incrementa el riesgo de que sea recesivo porque podría obligar a una contención severa. Además, descansar sólo en contener los gastos podría terminar sacrificando servicios públicos relevantes.

En síntesis, la situación fiscal en 2019 parece que se está complicando y hay riesgos fiscales en el camino hacia las elecciones de 2020. Hasta el momento, la discusión fiscal no está ocupando un lugar importante en el debate. Este es un tema crucial para la sanidad económica del futuro. La ciudadanía debe exigir a los candidatos y a los partidos que tomen postura y que sus propuestas sean sometidas al escrutinio público.

Fuente: elcaribe

Click para Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

En el PLD hay cinco tipos de miembros

Avatar

Publicado

en

Por DAYGOROD FABIAN

POR: DAYGOROD FABIAN.

El Partido Oficial (PLD) tiene en su aval cinco (5) tipos de miembros, con los cuales tiene que manejarse.

Parecería que todo está perfecto, pues es el partido más exitoso de la época democrática.

Pero su crecimiento, al convertirse en un partido de masas, lo ha llevado a tener que lidiar con todo tipo de elementos, que más temprano que tarde le traerá consecuencias impredecibles.

Primer tipo: Los peledeistas de corazón.

Éstos fueron formados bajo el manto pedagógico de Bosch, no buscan puestos de trabajo solo desean el bienestar colectivo encima de todo. Tienen una base de sustento ideológica, tal cual la concibió el profesor y líder político Juan Bosch

Segundo tipo: Los que son del PLD por el empleo que poseen.

Tengan o no base o plataforma ideológica, estén de acuerdo o no con el sistema actual de las cosas del Estado, su único nexo con el PLD es el empleo que el partido les otorga, estén cualificados o no. Si se les quita el empleo automáticamente pasan a formar parte de la oposición.

Estos están en favor de la oposición en todos los niveles de elección, menos en el Presidencial, pues la continuidad del presidente les garantiza su empleo. Por lo común dañan el voto o emiten el sufragio en contra, excepto en el nivel Presidencial.

Tercer tipo: Los aguacates.

Luego de la salida del Dr. Leonel Fernández surge este nuevo tipo de peledeista. Morado en apariencia, pero verde en su mente y corazón. Están en el PLD pero solo esperan que las elecciones municipales pasen para ir donde su líder, en algunos casos son sólo informantes (Chivatos) de la realidad interna peledeista. En esta categoría hay muchos candidatos actuales del partido oficial.

Cuarto tipo: los que se fueron.

Bajo la tesis de que el partido que formó Bosch no existe, mejores ventajas en futuros gobiernos de la oposición o simplemente desencantados de la realidad nacional un importante grupo de peledeistas decidieron irse del partido oficial.

Quinto tipo: Los traicioneros inconformes.

Este grupo es el más interesante de todos en función de que obtiene todo tipo de beneficios del erario, políticamente, pero siempre están inconformes con sus beneficios. Se sustentan en esa inconformidad, para traicionar la mano que los alimenta, pero sin el valor de oponerse públicamente a las acciones y medidas del PLD.

Seguir Leyendo

Opinión

Dividendos digitales

Avatar

Publicado

en

felix-bautista-01-12797041-20191210144947

Por: Félix Bautista

La revolución científico tecnológica ha generado grandes beneficios a la humanidad, al tiempo que plantea muchos retos y desafíos. Hoy contamos con mayores facilidades para comunicarnos e informarnos; mayores oportunidades de acceso a bienes y servicios digitales y a múltiples alternativas para el entretenimiento; en fin, la tecnología ha facilitado una amplia conexión social mundial, que ha transformado la vida, la salud y la riqueza, pero también se han profundizado las desigualdades en un segmento importante de la población mundial que no ha tenido acceso a los bienes tecnológicos.

Un informe del Banco Mundial (BM), titulado “Dividendos digitales”, en el que se analiza “el impacto de internet, la telefonía móvil, y las tecnologías conexas en el desarrollo económico”, describe con claridad y precisión los posibles beneficios que ha logrado la humanidad, y al mismo tiempo sugiere políticas públicas para ampliar la conectividad global.

Las tecnologías contribuyen a incrementar la productividad de las empresas, amplían las oportunidades de empleos a los ciudadanos y mejoran sustancialmente los servicios públicos. Por supuesto, lograr que los “dividendos digitales”, lleguen al universo de la población mundial, representa un gran reto y un desafío.

Y es que cerca de 4 mil millones de personas no tienen acceso a la conexión de internet; aproximadamente 2 mil millones no tiene teléfono móvil; y 500 millones viven en zonas donde no llega la señal de telefonía. Esto significa que el 55% de la población mundial no está conectado a internet, el 27% no tiene teléfonos celulares, y el 7% no tiene cobertura. Todo esto, por supuesto, profundiza las desigualdades sociales.

Es cierto que la tecnología se ha ido expandiendo, pero no así los “dividendos digitales”. Para el BM, hay dos razones: “Primero, casi el 60 % de la población mundial aún no tiene conexión a Internet y no puede participar de manera significativa en la economía digital. Segundo, algunos de los beneficios que podrían obtenerse de las tecnologías digitales se ven contrarrestados por nuevos riesgos”.

Una muestra de cómo los “dividendos digitales” pueden beneficiar a los que viven en pobreza extrema, lo representa la India, que ha desarrollado un sistema digital de identificación única, a través de la huella dactilar y el iris, denominado Aadhaar, que ha ayudado al gobierno en los programas de incursión social de grupos vulnerables de la población hindú.

Aadhaar le ha permitido al gobierno realizar transferencias electrónicas de efectivo a millones de hindúes, organizados en 29 programas sociales: becas, pensiones por discapacidad y subsidios del combustible, son transferidos directamente a las cuentas de banco de los beneficiarios. De esta manera, el dinero llega al destinatario deseado.

Los gobiernos tienen la responsabilidad de lograr que más personas de bajos ingresos se inserten en la economía digital, a través de esta herramienta de desarrollo y del conocimiento. Para lograrlo, deben hacer inversiones en infraestructura tecnológica que permita aumentar la velocidad del internet. El BM, en el estudio de referencia, detalla que “cerca de 6 mil millones de personas no tienen internet de alta velocidad, lo que dificulta su acceso a la economía digital, y recomienda que los países inviertan en infraestructura, reformen el mercado de las telecomunicaciones, promuevan asociaciones público-privadas y establezcan regulaciones eficaces y efectivas”. Sin dudas, las tecnologías digitales han impulsado el crecimiento, han mejorado la prestación de servicios y han ampliado las oportunidades, pero lo han hecho en un entorno desigual. Para alcanzar la igualdad, es necesario eliminar la brecha digital, en lo relativo al acceso a internet, mejorar el clima de negocios, invertir en salud, educación y preparar a la población para los empleos del futuro.

Seguir Leyendo

Opinión

OPINION: El fracaso de la boleta única electrónica

Avatar

Publicado

en

OPINION El fracaso de la boleta única electrónica

Existe, entre los dominicanos, la superstición de que la tecnología obra milagros. La introducción del voto electrónico produjo una fascinación de tanta envergadura, que ni siquiera se estudiaron las experiencias que ya se tenían en otros países, donde ya se había implantado ese voto. Tampoco se tomaron en cuenta los riesgos para nuestra propia realidad. Se le vendió a todos los representantes políticos y  al Pleno de la Junta Central Electoral la idea de que  todo esto era parte de los oropeles del siglo XXI. Cualquier juntaletras, ducho en la informática, podía venderles a los honorables abogados de la Junta, la mula ciega.

Cuando alguien manifestaba reticencias ante este majestuoso juguete  era virtualmente apabullado, descalificado con una salva de juicios petulantes.  Y, posteriormente,  presentado en la picota pública como un fanático del pasado. Incluso los dos  principales candidatos de las primarias del Partido de la Liberación Dominicana, el ex Presidente Leonel Fernández y el ex ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, eran, al parecer, partidarios de esta modernización.

El deslumbramiento mayor procedía entre otras razones porque un grupo de técnicos dominicanos concibió un programa que superaría, según se decía, los errores de aquellos países que tras haber implantado por varios lustros  esta modalidad de votación, la rechazaban constitucionalmente por  considerarla insegura, inadecuada y mendaz.  Me refiero a Holanda, Alemania, Suecia entre otros.  Algunos ilusos llegaron a pensar, que el  software concebido por los dominicanos podría implantarse en otros países. Con ello, quedaría registrada nuestra deslumbrante contribución a la informática.

Era tal la arrogancia de los promotores que ninguno de los centros de pensamiento del país – ni Participación Ciudadana, ni las asociaciones profesionales y empesariales, ni Funglode,  ni las universidades- se atrevieron a organizar un debate abierto con expertos reconocidos sobre el voto electrónico. Solo se escuchó el campanazo de las empresas que vendían esta maravilla. Una broma que le costó al país tres mil millones de pesos, que no es paja de coco.

Examinemos la experiencia de otros países, que pudieran ilustrar las menudencias de las elecciones primarias abiertas del PLD el 6 de octubre, que dan cuenta del primer ensayo del voto electrónico en el país.

Cuando se presentó ante el público de dirigentes políticos y periodistas  el asombroso invento,  quedó fehacientemente demostrado que el sistema no podía ser atacado por los piratas  o hackers desde el exterior. Porque nunca estaría en red. Porque, además, la transmisión de la data se haría por un canal interno, encriptado, imposible de penetrar. Nos hallábamos, a buen recaudo, de las amenazas externas.

¿Era eso verdad? El túnel de seguridad dependía de la honestidad, de la honradez y de la  resistencia al soborno de siete mil personas, que tenían en sus bolsillos los pen drive con el programa con que se iniciaban cada una de las siete mil  máquinas empleadas en los comicios. Depender de la buena fe y de la valentía de tantas personas no es síntoma de seguridad. Supongamos que esas siete mil personas resistieron a las tentaciones. Cabe preguntarse: ¿Quién nos protegía entonces  de las amenazas internas?  He echado mano de la experiencia de Argentina, que tiene, al parecer, un nivel educativo y tecnológico superior al dominicano, y cuyos expertos, recogieron en el Informe del CONICET (2017)  los riesgos que plantea la boleta electrónica única que se ha implantado en el sistema electoral dominicano.

¿A cuáles conclusiones llegaron los expertos argentinos, tras haber utilizado la boleta única electrónica y tras haber examinado otras experiencias?

  1. El sistema del voto electrónico no preserva el secreto del voto. Es lo que ha ocurrido en Brasil, en Holanda y en Alemania. Estos dos países últimos, tras haber implantado por veinte años el sistema del voto electrónico; los han prohibido constitucionalmente y han vuelto a la boleta de papel. En Venezuela, el dictador Maduro se jacta en público de conocer la identidad de cada votante. El voto electrónico, registrado en una computadora, ni es secreto, ni es único, ni es verificable.
  2. El sistema puede desconocer la voluntad del votante. Entre los holandeses y los alemanes se demostraron las vulnerabilidades de un sistema completamente electrónico. La facilidad para alterar el comportamiento del sistema, permitiendo modificar el escrutinio, hacer que la computadora ejecute cualquier código, introduciendo algoritmos etc quedó menudamente expuesta.No olvidemos que, en el caso dominicano, el voto se emite en una computadora. Se almacena en la computadora. Se cuenta en una computadora y se transmite por una computadora. La única prueba externa que se tiene, es la impresión del voto. Una tirilla con los nombres seleccionados. Ningún informático, ni siquiera Bill Gates, puede garantizar que las máquinas hagan las cosas que dicen. Es el único testimonio del voto real. Pero cabe preguntarse, ¿cuántos votantes verificaron antes de echar el voto en la urna, que la impresión  compaginaba con su voto? Los abogados no están cualificados para discutir de informática, el único documento legal, y sobre el cual se expresa la voluntad popular es un papelillo de tinta endeble y, a veces ilegible. Ante la pantalla se demuestra que el voto, y ya ha ocurrido en esta elección de primarias, puede ser alterado; que el acta, es decir, el conteo que realiza la máquina tras haber concluido también puede ser alterada; que, en la transmisión también pueden producirse alteraciones; que puede, incluso haber divergencias, entre el acta que se genere y los datos que se envían al servidor central. La boleta única electrónica resulta vulnerable en todas las facetas del voto.
  1.  En la emisión del voto se puede trastocar la decisión del votante. El sistema es tan vulnerable que, en Venezuela, tras la impresión del voto, se exige que el sufragante lo pase por un lector, que demuestre que se halla de acuerdo con la papeleta impresa..
  2. En el escrutinio de la mesa, porque se puede alterar el acta que se imprime para los delegados.
  3. En la impresión de los documentos, porque tanto el voto como el sufragio del colegio puede modificarse.
  4. En la comunicación de los resultados. Porque, en ese conteo final, pueden introducirse algoritmos, infiltraciones, que cambien o alteren el comportamiento del código fuente del programa.

     Las primarias han sido un ensayo de lo que podría producirse en las elecciones del 2020, si se mantiene esta modalidad de voto. Una gran proporción de ciudadanos, unas 62.000 personas, marcaron la opción ninguno o no votar. El comportamiento del escrutinio final  tuvo cuatro fases contradictorias. Primero comenzó ganando Castillo con 6% por encima de Leonel Fernández; luego se produjo un empate, y la bancada de Fernández comenzó  a batir palmas. Leonel se colocó con una precaria ventaja de un 2%, y se mantuvo en la avanzadilla hasta que se había llegado a un 80% del escrutinio. En el 20%  restante no volvió a ganar en un solo colegio electoral. Entró definitivamente en barrena, y quedó oficialmente derrotado. Nunca, en ningún escrutinio se ha verificado un comportamiento semejante.

Ante tantas incertidumbres y temores, cabe preguntarse, ¿cuáles  razones llevaron a la Junta Central Electoral a adoptar esta modalidad de voto, sin tomar en cuenta la experiencia extranjera? Se adujo que ahorraría unas horas. Sin embargo,  en Colombia, en la última elección  se han contado los votos de papel en muy breve tiempo. Corea del Sur uno de los dragones mundiales de la informática se cuentan las papeletas porque resulta más segura. En realidad, los riesgos de este sistema podrían conducirnos, tal como ha acaecido ya en Venezuela, a un secuestro de la democracia. La soberanía nacional saldría de la  caja negra de una computadora. En el porvenir deberíamos abandonar esta mala idea.

Fuente: https://almomento.net

Seguir Leyendo
Pablo Diputado
Banner 280 Sindicato de Camioneros

Tendencias