Contactanos

Opinión

El equilibrio militar de Balaguer

Avatar

Publicado

en

12A-El-País-29-7p01-800x450

SANTO DOMINGO: El nombramiento del general Neit Nivar Seijas como jefe de la Policía, la noche del 7 de mayo de 1975, sorprendió a los miembros del alto mando militar que objetaba al nuevo jefe policial, con quien, desde muchos años atrás, mantenían fuertes diferencias de forma y de fondo. Los generales Ramón Emilio Jiménez Reyes, secretario de las Fuerzas Armadas; Enrique Pérez y Pérez, jefe del Ejército, y Salvador Lluberes Montás (Chinino) quedaron anonadados al enterarse de la trascendental noticia. De inmediato efectuaron movidas reuniones y acordaron abstenerse de asistir a la juramentación del jefe de la PN, no obstante conocer que el presidente Joaquín Balaguer presidiría el acto.
En lugar de acompañar a su comandante en jefe, Jiménez Reyes y Pérez y Pérez se trasladaron a San Isidro donde participaron en un sencillo acto donde Chinino recibió las alas honoríficas de piloto, actividad que se efectuó a las 10:00 de la mañana, mientras que el de Nivar Seijas ocurrió una hora y media después. Es decir, que dispusieron de tiempo suficiente para comparecer en el acto encabezado por Balaguer.

A la rebeldía de los mandos militares dio lugar la famosa carta de renuncia, escrita y firmada al día siguiente, 8 de mayo, donde los comandantes, incluyendo el jefe de la Marina de Guerra, comodoro Logroño Contín, dimitían a sus respectivos cargos. La misiva fue entregada al Presidente en horas de la noche por el comodoro Francisco Amiama Castillo, a la sazón subsecretario de las FF.AA. El texto de la carta, de un solo párrafo, es el siguiente:
“Respetuosamente, llamamos la atención de Su Excelencia sobre nuestra decisión de renunciar con efectividad inmediata, a nuestras posiciones como secretario de las Fuerzas Armadas, jefe de Estado Mayor del Ejército, Jefe de Estado Mayor de la Marina de Guerra y jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, respectivamente, debido a que no estamos de acuerdo con las decisiones adoptadas recientemente”.

Balaguer aceptó la renuncia sin ninguna objeción, y ante la indiferencia del mandatario, los gendarmes convocaron una rueda de prensa en la sede de la Secretaría, donde entregaron su carta de dimisión a los medios de comunicación, dando a entender al país que el alto mando estaba tratando de presionar al Comandante en Jefe para que rescindiera una orden directa con la que los líderes de las FF.AA no estaban de acuerdo.
En todo momento, el Presidente se mantuvo impertérrito, con su horario normal de trabajo y permaneció en silencio hasta que dos días después de la renuncia de los oficiales, dictó cuatro órdenes ejecutivas mediante las cuales designó al coronel piloto Renato Malagón Montesinos, como nuevo jefe de la FAD; al comodoro Francisco Javier Rivera Caminero, en la M. de G.; reintegró con su rango de coronel a Mario Imbert Mcgregor, y lo nombró subjefe de la FAD. En un último decreto asumió la secretaría de las Fuerzas Armadas. (Imbert estaba en retiro desde 1971, a raíz de la conspiración de Wessin y Wessin).

Momentos después, acompañado de una inusual escolta militar, que llevaba traje de faena y portaba armas de alto calibre, se trasladó a la base de San Isidro, donde personalmente leyó el decreto nombrando al nuevo incumbente de la unidad militar. De ahí la comitiva presidencial se dirigió al cuartel de la Marina, en Villa Duarte, donde en presencia de la oficialidad de ese cuerpo, juramentó a Rivera Caminero.
Como ese día no fue posesionado el sustituto de Pérez y Pérez en la jefatura del Ejército, circuló el rumor de que el militar había tomado el control de la Primera Brigada, lo que posiblemente obedeció a que el comandante de la poderosa unidad, el general Marcos Jorge Moreno, no estaba en la brigada, sino que formaba parte de la comitiva que acompañaba a Balaguer en su visita a la FAD y la M. de G. Aunque en ningún momento se presentaron actos fuera de lo normal, se dispuso que las tropas fueran acuarteladas y la Guardia Presidencial recibió instrucciones de defender los terrenos del Palacio. Además, el presidente Balaguer ordenó directamente al departamento de Operaciones Especiales de la Policía, bajo el control de Nivar Seijas, que rodeara todo el entorno de la casa presidencial.

En horas de la noche el gobernante se reunió durante cuatro horas consecutivas con sus militares afines y se acordó a unanimidad la publicación de un comunicado de respaldo a las ejecutorias presidenciales. El documento fue firmado por 37 oficiales de Estado Mayor y 22 generales y comodoros, entre los que figuraban seguidores de la corriente de Pérez y Pérez, como Cruz Brea, Cuervo Gómez, Guzmán Liriano, García Tejada y López Pérez, además de Amiama Castillo, que entregó la carta al Presidente y había estado en la rueda de prensa de los renunciantes generales. Acto seguido se dictaron sendos decretos mediante los cuales el general Juan René Beauchamps Javier, reemplazaba a Balaguer en la secretaria de las FF.AA, y Braulio Alvarez Sánchez, en la comandancia del Ejército.

Tres semanas después, el 2 de junio del mismo 1975, Balaguer recibió en su redil a Jiménez Reyes y lo designó en la Cancillería, y a Pérez y Pérez, en la secretaría de Interior y Policía, lo que significa que “teóricamente” era superior inmediato del jefe policial. Ambos fueron juramentados al día siguiente, en un acto donde Nivar Seijas estuvo discretamente presente. En la ceremonia el comodoro se mantuvo en silencio, mientras que Pérez y Pérez declaró a la prensa que las razones que ocasionaron las renuncias de mayo habían “desaparecido por completo y que las Fuerzas Armadas consideraban al Presidente como su padre” .
A pesar de estas declaraciones del antiguo jefe del Ejército, Nivar Seijas fue mantenido en la jefatura de la Policía.

FUENTE: hoydigital

Click para Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Domingo Fúnebre en RD

Avatar

Publicado

en

0dd1953f-junta-12187270-20190907185905

Por; Rubén Moreta

Este 16 de febrero del 2,020 fue un domingo negro, fúnebre. Ocurrió una desgracia política, una hecatombe, que desnudo las debilidades institucionales de la República Dominicana: fracasaron las elecciones municipales.

Los dominicanos, los ciudadanos políticamente más entusiastas de Latinoamérica, acudimos bien temprano a la cita electoral. Las urnas se abrirían a las siete de la mañana, pero en el ochenta y ocho por ciento de los colegios electorales que operaban con voto automatizado no ocurrió así, por lo que la frustración consumió a los electorales al enterarse de que el sistema informático estaba colapsado e inservible.

Se prometió corregir la avería, pero las horas pasaron sin solución. Finalmente, a las once y once minutos, con ceño fruncido, apareció en televisión nacional el Presidente de la Junta Central Electoral, doctor Julio César Castaños Guzmán, anunciando la suspensión de las elecciones municipales.

Fue un golpe fulminante a la democracia, un estrujón a las ansias de cambios que a nivel municipal tenían muchas comunidades, muy especialmente el municipio de San Juan de la Maguana

¿Qué pasó? ¿Por qué no funcionó el sistema automatizado que nos vendieron como panacea?

Que rueden cabezas. Que estampen su renuncian hoy mismo los miembros de la Junta Central Electoral. Fracasaron y humillaron a toda la república.

El autor es periodista.

Seguir Leyendo

Opinión

Elecciones de febrero: ¿inciden o determinan mayo?

Avatar

Publicado

en

Elecciones Febrero

Por: Rosario Espinal.

Uno de los temas de discusión electoral de los últimos meses ha sido si los resultados de las elecciones municipales del 16 de febrero indicen, determinan, o no tienen efecto en las elecciones presidenciales y legislativas de mayo.

Cada bando político plantea lo que más le conviene. En general, los que piensan que van a ganar en grande indican que febrero determina mayo, y los que no van a ganar muchas posiciones en las municipales dicen que febrero no tiene un efecto significativo en mayo.

Ambas posiciones necesitan enmiendas. Las elecciones de febrero sí indicen, pero no necesariamente determinan los resultados de las elecciones de mayo.

Veamos cómo inciden y por qué no necesariamente determinan.

Primero: el partido que gane la mayoría de las posiciones a alcalde y director de distrito municipal muestra indiscutiblemente que tiene mayor fuerza electoral en esas municipalidades. Eso es positivo para ese partido hacia mayo porque ya probó su fuerza y no hay mucha distancia temporal entre febrero y mayo. Es decir, la probabilidad de que la tendencia se mantenga es alta.

Pero ¡ojo!, las posiciones municipales se ganan por mayoría simple; es decir, un alcalde o director de distrito municipal puede ganar, por ejemplo, con el 40% de los votos, aunque todos los demás candidatos que perdieron sumen 60%.

El partido que gane con una mayoría relativa en febrero, para mantener su ventaja en las elecciones legislativas de mayo, necesita que se reproduzca al menos la misma fragmentación de la oposición; y para ganar las presidenciales en primera vuelta, necesita aumentar su caudal de votos para lograr mayoría absoluta. Hay que ver entonces para cada municipio con qué amplitud se gana.

Segundo: la mayor incidencia de las elecciones de febrero en mayo consiste en que el partido que gane la mayoría de las alcaldías y distritos municipales llega a las elecciones de mayo con una infraestructura política municipal más fuerte que los perdedores. Los funcionarios municipales electos se juramentan en abril y tienen la capacidad de movilizar recursos y personas a beneficio de su partido. Los derrotados tendrán menos recursos y menos ánimo para impactar las elecciones de mayo.

Tercero: por patrones conocidos del pasado, es de esperarse que en las elecciones del próximo 16 de febrero acuda a votar un porcentaje significativamente menor que a las elecciones de mayo. Es decir, en mayo votarán los que fueron a votar en febrero (son los más activistas o motivados a votar) y otro segmento que se abstuvo (quizás tanto como un 20% del padrón electoral). Si ese nuevo flujo de votantes en mayo se comporta electoralmente igual que los que acudieron en febrero, entonces febrero determinaría mayo. Si no, la influencia de febrero en mayo sería menor.

¡Ojo!, existe la posibilidad de que los que se abstuvieron en febrero se inclinen significativamente más en mayo por el partido que quede en segundo lugar en febrero. Es solo una posibilidad, pero no puede descartarse del todo.

Lo difícil es que un partido que no logre una cantidad importante de alcaldías y distritos en las elecciones municipales de febrero pueda obtener una cantidad importante de votos en las elecciones presidenciales y legislativas de mayo.

Las elecciones de febrero establecerán el parámetro de competitividad para las elecciones de mayo, sea de dos o tres partidos principales, en función de cuántas alcaldías y distritos municipales logre cada partido que compite en febrero.

Seguir Leyendo

Opinión

Perversidad

Avatar

Publicado

en

César Duvernay 02

Por: César Duvernay.

Indigna que en medio de la preocupación mundial generada por el brote de Coronavirus aparecido en China y que hasta el momento ha producido casi un centenar de muertos y más de 40 mil contagiados en 24 países, haya gente en República Dominicana interesada en sacar lucro político del tema.

Cada cierto tiempo son echadas a correr informaciones dando cuenta de la aparición de supuestos casos, donde, y mediante a audios manipulados, se asegura no solamente la presencia del virus, sino hasta la muerte de algunos “pacientes”. Esto lógicamente acompañado de acusaciones a las autoridades de estar ocultando los hechos.

No obstante, y ante cada “denuncia”, el personal epidemiológico del Ministerio de Salud Pública ha hecho los traslados y las investigaciones correspondientes, sin que nada haya sido comprobado cierto.

Una perversidad inaceptable de sectores, quienes obviando el interés nacional y el daño que producen con sus arteras falsedades, pretenden inventarse aunque sea mediáticamente un caso de Coronavirus de aquí al domingo para que en la esperanza justificadora de que la enfermedad los salve, utilizarlo como palanca política.

Según informes de seguridad nacional, la razón por la cual esta difusión masiva de textos y audios se ha incrementado en los últimos días no obedece únicamente al morbo orgásmico de crear confusión y desasosiego, sino para lograr un estado de temor generalizado y que, por evitar un supuesto contagio, mucha gente no quiera hacer filas, deje de votar el día 16, y que esa abstención ayude a los propósitos de quienes se saben perdidos.

Seguir Leyendo
Banner 280 Sindicato de Camioneros
Pablo Diputado

Tendencias